28-07-2009

COMENTARIO RESTAURANTE. Oda Pacífico: otro mar, otro Valparaíso

Fuera del circuito típico de restaurantes, con una vista notable y una cocina marina que luce por variedad y buen trato al producto, resalta como una de las nuevas e interesantes opciones culinarias para el visitante asiduo al puerto.

“Lo que observa es la mitad de la bahía” indica el garzón en tono solemne. En efecto, la zona portuaria completa, el plan de Valparaíso y algunos retazos del borde costero viñamarino, lucen bajo la terraza de Oda Pacífico. Es en ese momento donde surge el amor visual inmediato; el primer y bien condimentado abrebocas para un visitante, de seguro desprevenido ante ese moderno comedor para 140 personas, con vista asegurada, puesto en el tranquilo Cerro Florida. Un lugar tan distinto a la glamorosa y transitada área patrimonial de los cerros Alegre y Concepción. Ok, tampoco está tan aislado del mundo turístico: se ubica a unas pocas cuadras de La Sebastiana, la casa de Neruda, pero no por eso debe subestimarse como apuesta. Una de las más fuertes hechas en pos del puerto y su cocina marina.

Sus dueños fuera de jugados, son distribuidores de productos marinos, lo que implica seguridad en la provisión de una quincena de pescados chilenos y extranjeros, sin contar los mariscos. El pequeño trozo de ventresca de atún de cortesía, graso, suave y raro en mesas locales, ayudó a comprobarlo. Pero no sólo hay variedad, sino también corrección en sus platos y algunos momentos sublimes. El Camarón Apanado y Pebre de Papaya y Piña ($ 5.200), por ejemplo; ejemplares de buen tamaño, fritura impecable en coco picado –no rallado- que garantizó un tono crispy que jugó muy bien con una sazón de agridulce fino y fresco. Más frío pero igual de vivaz el Cebiche del Océano Pacífico ($ 4.200), contó con una consistente carne de Vilagay (pescado de roca) marinada a la minuta, ostiones bien limpios y camarones que si hubieran estado ciento por ciento limpios, hubieran hecho mejor compañía.

De seguro en otras ocasiones sale perfecto, pero el Pulpo Grillado acompañado de Papas Suflé ($ 7.500), uno de los platos con cartel en este lugar, llegó elástico aunque lo salvaba su buena sazón. Tarea para la casa. Por su parte, al Congrio a la Putanesca sobre terrina de vegetales ($ 8.900) le sobraron unas cuantas alcaparras, pero la porción estaba a punto, a buen tamaño y como para volver a pedirlo nuevamente. En suma, una carta de platos con aire moderno, pero sin demasiados aspavientos en salseos ni mezclas confusas. Una cocina bien plantada en eso de resaltar el producto base de la receta. Aquello se extiende a postres como el Cheesecake de Nutella con Salsa de Frutilla ($ 4.900) y Panacota de Azafrán Sobre Coulis de Frutos Rojos ($ 3.900) sencillos y sin tacha.

Aún se le puede considerar como un sitio nuevo, por eso agrada lo bien instalados que están en términos de servicio: atentos, informados –salvo en los vinos en copa, que a todo esto, podrían ser más- y haciendo buenos relevos a la hora de poner los platos a la mesa. De los detalles, una carta mohosa no le hace un gran favor a la sugerente arquitectura del lugar, restándole puntos a un lugar que en domingo luce entusiasta en forma y fondo. Como para conocerlo, apreciarlo y de seguro, volver a sentarse a mirar el puerto desde sus mesas.

Dirección: Condor 35, Cerro Florida, Valparaíso
Teléfono: (32) 2238836 y (09) 3197726
Horario: Ma. a do. De 12.00 a 16.00. Ju. a sá. De 20.00 a 00.00 horas.
Consumo promedio: $ 15.000
Calificación: 5,5

1 comentario:

Leo dijo...

Me pasó lo mismo con el pulpo en una visita en mayo de este año. Lo devolvimos y finalmente llegó algo más blando. La primera vez que fui, la experiencia fue muy distinta y para mejor.

Mi libro

Mi libro
Valparaíso a la Mesa, reúne las 47 mejores opciones para comer en toda la ciudad con más personalidad de Chile. Disponible en librerías de Santiago y V Región.

Asado de tira

Asado de tira
Asesino ¿No?