06-08-2006

Reseñas culinarias

7º Las Pipas
Nada menos que toda una chichería; de esas de medios patos con naranja servidos y pagados, con parroquianos luciendo tostado de cantina, a los que claramente les importa más mirar las carreras por Teletrak-TV que lo que comen. O incluso lo que beben. Una mirada al Santiago Centro profundo a pasos de la Alameda. Pero eso es la sección bar, al lado, hay comedores grandes y claros donde las cofradías estudiantes-oficinistas repasan cómodamente la semana. La comida gira en torno al chancho a la chilena, donde los perniles no están para competencia, pero una buena pichanga puede lucir bien con el cartoné que sirven en cañitas. Tipicidad urbana pero de verdad, sin tapujos ni antimarketing tipo Piojera. Detalle: al menos los días viernes hay un cantante con acordeón que toca lo que le pidan. Plato destacado: Pichanga. Dirección: Serrano esquina Eleuterio Ramírez. Consumo promedio: $ 4.000.

6º Rocco’s Pizza
Recoge todo el ideario de las películas gringas respecto a cómo debe ser una pizzería al paso estilo urbe estresada. El local es pequeño y a full en horas de almuerzo. Todo es rápido, onda coma rápido y váyase, pero calza con el ajetreo de la zona Providencia-Nueva de Lyon. Son de masa delgada, crocantes, recalentadas al momento (qué detalle) pero con una enjundia que las hace bastante atractivas en relación a su precio ($ 1.790 con bebida en lata la más cara) y claramente superiores a las de las megacadenas de pizzas baratas. Tienen servicio a domicilio en el sector. Plato destacado: pizzas gourmet. Dirección: Teléfono:. Consumo promedio: $ 2.500.

5º El Bote Salvavidas
Debe ser uno de los lugares con más derecho a tener una cocina clásica burguesa estilo nacional, no sólo en Valparaíso, sino en Chile entero. La vista de la faena portuaria y de los botes del Muelle Prat impresiona y su infra de espacios amplios y marcados por el tiempo, crean el mejor argumento para mostrarle al turista cómo se comía con estilo, versión siglo XX, en el puerto. Además los garzones son correctos y conocen las mañitas del oficio. El problema es que la comida es fome, con bajas sazones que dan cuenta de una propuesta cansada, que no requiere de una reingeniería, sino una buena inyección de entusiasmo en su cocina, para así recuperar los sabores que lo hicieron trascendente en el pasado. Se agradecerían mejoras en la carta de vinos y en las opciones por copa. Lo amerita por lo que cobran. Plato destacado: Calamares rellenos de picoroco (ojo, que tienen jaiba además). Dirección: Muelle Prat, s/n Valparaíso. Teléfono: (32) 2251477. Consumo promedio: $ 15.000.

4º Guachacas Valparaíso
Honestamente no importa tanto la comida (Aunque el arrollado estaba bastante sabroso y grande) como la onda que se crea en este espacio. Caben 200 personas, en un enmarcado de mesas simples, luces blancas y donde el gran escenario y la barra que está enfrente concentran la acción: por un lado están los grupos cuequeros que hacen del baile nacional un acto vivo, nada de aires de museo ni caras vergonzozas al salir a la pista; mientras que desde la barra surgen cocteles típicos como el Terremoto (pipeño, helado de piña y fernet), el vino grueso y las cervezas. El ambiente es de fonda y un espacio para disfrutar la tipicidad chilena con aire marino. Plato destacado: El arrollado. Dirección: Victoria 2345, casi esquina Av. Francia, Valparaíso. Teléfono: (32) 2237865. Consumo promedio: $ 7.000.

3º French Connection
Es uno de los nuevos-nuevos de la cocina porteña. Apenas mueve cuatro platos de corte francés durante la cena y un menú sencillo y de productos baratos, pero con la técnica del cocinero –francés- ese detalle pasa desapercibido. Ok, la atención es un tanto zalamera y cuando está muy lleno puede colapsar amablemente, pero por relación precio-calidad, junto con la comodidad del entorno, lo convierten en el más reciente best value de la ciudad. Se recomienda ir luego, antes que la presión ambiente le obligue a bajar la potencia en sazones como las del Lomo a la Pimienta, con granos enteros y lleno de personalidad de bistró galo. Plato destacado: ese mismo. Dirección: Salvador Donoso 1498, Valparaíso. Teléfono: (32) 2252562. Consumo promedio: $ 10.000 (menú $ 2.900).

2º Hamburgo
La historia es la de un viejo marino alemán encallado frente a la Intendencia regional de Valparaíso. Ahí ha hecho un restaurante y poco a poco lo ha decorado pródigamente con motivos oceánicos como partes de barcos, restos de hundimientos varios o regalos de otros viejos hombres de mar como él. Un detalle: posee una especial predilección por las fuerzas armadas, sobre todo si alguna vez fueron clase gobernante. Fuera de ese alcance, la comida es contundente y posee casi siempre muy buen sabor, destacando recetas nativas germanas y preparaciones chilenas. Allí sacan ventaja las primera alternativas entre las que se cuenta una selección de Arenques (común en el norte de Europa pero muy poco explotado acá), o los infaltables perniles o lomos de cerdo con papas salteadas y guarniciones agridulces. La atención corre por cuenta de señoras con modales cálidos y sencillos. Por escenografía y comida rotunda, vale la pena ir a este pequeño museo. Plato destacado: Selección de arenques. Dirección: O'Higgins 1274, Valparaíso. Teléfono: (32) 2597037. Consumo promedio: $ 10.000.

1º C
La escenografía recuerda a esos estelares ochenteros de TV, por sus luces blancas tenues cubriendo pequeños espacios dominados por tonos marrón caoba en mesas de mármol. Eso aporta intimidad aunque se llene. Y de que lo hace lo hace, porque es un restaurante de diseño y porque Christopher Carpentier es lo suficientemente famoso como para mover a la curiosidad del comensal ABC1. ¿La cocina? Una propuesta que requiere mayor precisión para coordinar con el discurso del dueño, que es hacer comida rica y gourmet con elementos no siempre usados para esos fines. De momento se pueden encontrar turbulencias en las sazones, puntos de aceite y otros detalles que podrían pasarse por alto si no fuera por lo que vale comer allí. Con platos $ 1.500 más baratos y vinos igualmente rebajados todo se enfocaría más (el servicio no es clásico, pero sí distendido, atento y entrenado). Pero como se sabe, ningún restaurante que se precie hará eso, así que sólo queda afinar la mano para seguir en carrera. Plato destacado: Mero a la plancha sobre revuelto de porotos, pulpo y calamar. Dirección: Escrivá de Balaguer 5970.
Teléfono: 3556919. Consumo promedio: $ 25.000

1 comentario:

Gastón dijo...

Carlos. Notable lo variado del ranking de restaurantes (del Guachacas al C!!!!). Aprovecho de darte un datito porteño que quizás ya conoces: T.X.T , una diminuta cafetería bien decorada, que mezcla libros, música y gastronomía en la calle Cochrane Nº 893. La chef es una simpática argentina llamada Julieta, de muy buena onda y que cocina para chuparse los dedos. Felicitaciones por el blog.

Mi libro

Mi libro
Valparaíso a la Mesa, reúne las 47 mejores opciones para comer en toda la ciudad con más personalidad de Chile. Disponible en librerías de Santiago y V Región.

Asado de tira

Asado de tira
Asesino ¿No?