28-10-2010

De pasada por El Molle, en el Elqui...


Luego de recorrer las instalaciones de viña Faleria, invitado por sus dueños para conocer cómo funciona el hacer vino en el Norte Chico, además de empaparnos de sol y cordillera seca a dos mil metros de altura, había que comer. Aldo Oliver, el dueño de casa, una vez más, como todos los días al parecer, recorrió el camino del valle a toda velocidad y nos fue a dejar a Los Hornitos del Molle, uno de los pocos comedores que funciona de manera continua durante todo el año. Ok, la garzona estaba sola frente a unas ocho mesas, pero eso de no saber nada, ni de los vinos que hay, ni de la comida, ni de los postres, dejaba demasiado que desear respecto al bajo nivel de servicio en Chile -tremenda novedad-, problema que se resolvió en parte cuando apareció una comida tipo menú, pero de frescura casera que llamó la atención por su calidad y sabor. En suma, tienen bastante que aprender (en realidad, por desarrollar, porque fijo que saben atender cuando les conviene) y otro tanto de naturaleza culinaria por conservar.


Balmaceda s/n, El Molle, Valle del Elqui


Teléfono:(51) 1981032



Nota: a este lugar fui invitado. No por los dueños, pero invitado igual


Un trozo de plateada blando, jugoso. No será todo lo grasoso que se puede esperar de un corte como éste, pero funcionaba de todas maneras. Sobre todo, con las verduras al dente ofreció como acompañamiento. Rico y simple. 
El arrollado frío de la casa, apretado y suavemente aliñado. Nótense las verduras, bien blanqueadas y de rico color. Sabroso sin más. Campechano. 
Una mención especial para el auspiciador de la comida. Por motivos de pega andaba por sus tierras.  Y sus syrah, mucho más que una choreza en medio del valle.

¡NUNCA MÁS CAFÉ INSTANTÁNEO EN UN RESTAURANTE! Nunca... en ninguna parte.

2 comentarios:

Anabella dijo...

¡Que lata! Pero toda la razón, la atención al cliente no es el fuerte. Para remate te tocó alguien muy perdido, ¿cómo no saber que hay de comer ese día?
Afortunadamente he tenido mejores experiencias que las tuyas en eso, en locales alejados y bien "rústicos", que ni siquiera tenían pocillo para el nocafé con logo, pero la hospitalidad y el servicio tanto mejores.
Detalle, en esa cocina debe haber alguien que cuida el punto de cocción de las verduras, no siempre ocurre.

Antonio dijo...

Vivo en La Serena y voy frecuentemente a Los Hornitos. Falto agregar que es un lugar muy adecuado para ir con niños y que su entorno es muy agradable. Recomiendo la cazuela (sabrosa y generosa en volumen) y el mote con huesillos.

Mi libro

Mi libro
Valparaíso a la Mesa, reúne las 47 mejores opciones para comer en toda la ciudad con más personalidad de Chile. Disponible en librerías de Santiago y V Región.

Asado de tira

Asado de tira
Asesino ¿No?